[B Sur-sum Corda Corrubedo :: Hospedaje en Corrubedo - Galicia ::

  Página en castellano    Páxina en galego   Seite in deutscher Sprache

Sursum Corda Corrubedo
Sursum Corda Corrubedo

El día 5 de junio de 1992, coincidiendo con el Día Mundial de en medio Ambiente, fue declarado parque natural el complejo dunar de Corrubedo, junto con las zonas de marismas y lagunas que circundan todo el contorno. Oficialmente se le da el nombre de Parque Natural del Complejo Dunar de Corrubedo y Lagunas de Carregal y Vixán, probablemente para evitar luchas parroquiales innecesarias, pero la zona siempre será conocida cómo Dunas de Corrubedo.

Se concluía así con la definitiva protección, la lo menos sobre el papel, del mayor ecosistema dunar de todo el noroeste peninsular, una zona históricamente castigada por la codicia humana en forma de extracción de millares y millares de toneladas de arena, que casi fue quien de derribar millones de años de obra natural en uno soplo. Pero la declaración protegió algo más. ES cierto que la cerna, la fama de Corrubedo, son sus dunas, pues son las de mayores dimensiones de todo el noroeste peninsular, pero escoltando la tan portentosas formaciones hay una magnífica concentración de biótopos, quizás a más completa exposición natural que podamos ollar en la costa gallega. Aquí encontramos la mayor duna móvil del país, un cordón de dunas vexetadas de una riqueza florística inusitada en Galicia, una marisma básica para miles de aves migratorias e incluso dos lagunas tan allegadas como diferentes nos sus biótopos: la del Carregal ?de aguas salobres rodeadas por una marisma bien extensa? y la de Vixán ?de aguas dulces flanqueadas por uno denso carrizal. Y toda esta te sobresalí y diversa carga ecológica en menos de 1.000 hectáreas (996,25) de superficie.

Situación y lindes

O Parque Natural se sitúa en una zona de acumulación sedimentaria en el extremo de la granítica península del Barbanza, la mayor de Galicia, entre las rías de Arousa, al sur, y la de Muros y Noia, al norte. El cabo Corrubedo, donde se sitúa la villa que da nombre al espacio natural, constituye pues la separación terrenal de #det\>\\\\ las dos cuencas marinas. Xeográficamente está situado entre los 42º37'N y 42º38'N y entre los 8º57'36''Lo y 9º5'36''Lo.

Los lindes del Parque Natural comprenden todo el arco areoso que va desde la playa corrubedá de la Ladera hasta el área rocosa del cabo Falcoeiro, en la fegresía de Carreira, constituyendo una larga playa de más de cuatro kilómetros.

Oficialmente los lindes del Parque son los siguientes: al norte a villa de Corrubedo y la carretera de acceso desde Artes; al sur a carretera que une la parroquia de Vilar con Liboi (Carreira), incluso la punta Corveiro; al te lees el camino que comunica las parroquias de Artes y Carreira (Vilar) y al oeste el océano Atlántico.

Cosas administrativas

O Parque Natural de Corrubedo está gestionado por la Consejería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia. Se halla íntegramente en el ayuntamiento de Ribeira, y engloba las parroquias de Corrubedo, que además le da el nombre, Olveira, Artes y Carreira. Se estima que las Dunas de Corrubedo son visitadas por más de 300.000 personas tan sólo en los tres meses que dura el verano. En la zona del Vilar, está el Centro de Recepción de Visitantes en la Casa de la Costa.

El clima

Al clima de la zona le llaman oceánico hiperhúmido, ya que la precipitación anual promedio supera los 1.200 milímetros. Un año normal hay casi 130 días de lluvia, y el 50% disteis días se dan en invierno. Por lo que se refiere a la temperatura, la media ronda los 14,6 ºC, siendo la máxima en julio, con 20,5 ºC de promedio, y la mínima en enero, con 9,5 ºC. En Corrubedo no se producen casi nunca fenómenos extremos, tales como xiadas o nieve.

Si de alguna manifestación atmosférica hay que hablar en la zona es del viento. Por lo general, en invierno dominan los del sudoeste y oeste, que están relacionados muy comúnmente con temporales. Los vientos de la época cálida del año son, por el contrario, más moderados, y suelen a soplar del norte o nordeste.

En una zona como esta, que tanto depende de salir al mar a pescar, las prediccións meteorológicas son casi un deber. Muchos años de experiencia dieron la estas gentes una sabiduría digna del mejor de los meteorólogos. Para los profanos, decir que en las baías es útil observar cara donde aproan los botes ?las gamelas y las dornas que están fondeadas? pues todos a la vez giran con el viento. Se miran a norte vendrá bueno tiempo, se miran a sur, mala cosa. Cuando las ondas no son muy grandes, pero se producen grandes inchóns en el mar y las gaviotas vienen chiando la tierra, es que un temporal en alta mar se dirige hacia costa. Dichos populares cómo ?vendaval duro, temporal seguro?; ?rubio al mar, bueys a labrar; rubio al monte, bueys a la corte?, refiriéndose rubio al color del atardecer; o ?sale el sol con barbas, viento o agua? son casi un seguro de vida. Y una máxima: ?cuando la Curota (cumbre de la sierra de la Barbanza)

La hidrografía

Sólo hay unos pocos riachuelos estables, el río Largo, el Sirves y el Sanchanás (o río de Artes) ?que van a dar a la laguna del Carregal? y el arroyo del Vilar, que va a dar a la laguna tocaya. La laguna del Carregal anda por las 90 hectáreas de superficie, y la de Vixán sólo por las 15 hectáreas.

El origen

Una ondulante y repoluda serpiente areosa recorre parte del Parque Natural de Corrubedo en dirección sureste. Más de un kilómetro de tostados sedimentos que se elevan del suelo dulce, quizás quince metros. ES una serpiente activa, viva, que avanza de una manera imperceptible para nudos, arrastrándose continua y lentamente hacia el nordeste, porque los vientos predominantes de la costa así lo quieren. La situación geográfica de este trozo de costa influye también en los vientos dominantes. En verano se respiran vientos moderados del norte o nordeste, y protegidos por la Barbanza disfrutamos de unos períodos, salvadas las distancias, poco menos que paradisíacos. En invierno cambia la cosa. El mar tiembla de más, y los vientos a modo de rudas tormentas vienen del océano, casi siempre del sudoeste. Son estos los vientos que mueven los montes de la arena, empujan golpe a golpe las dunas cara el nordeste. Son los responsables del perfil tendido y reposado con el que la duna móvil mira al mar, perfil que asciende hasta más de quince metros para luego caer con un pronunciado ángulo, consiguiendo en anchura cerca de los trescientos. La gran duna, como se conoce, es un nombre joven, la aplicación lógica del lenguaje a la más culta, o por lo menos más enxebre, denominación popular: para los de Corrubedo son los montes de la arena.

Hay milenios a zona era una amplia abra que la acumulación areosa, originada por vientos y mareas, luego taponó. Alrededor de 15.000 años atrás encontraríamos una larga playa, como hoy, y en sus costas un pequeño sistema dunar, la penas una insignificante elevación areosa. Tralas dunas habría una amplia explanada y luego la marisma, formada por campos vexetados rodeando una gran laguna marina, ya que el mar era quien de penetrar en el sistema por una pequeña bocana. Luego, un relativo aumento del nivel del mar desplazó todo el sistema más hacia tierra, iba elevando los montes de la arena. Una buena cantidad de sedimentos, unos empujados polo viento costero y otros traídos por varios riachuelos de los montes del Barbanza, se acumulaba en la marisma que perdía profundidad poco a poco.

Por la otra banda, hábiles especies vegetales supieron aguardar el su momento y se especializaron en la colonización de la arena, mientras que otras supieron extenderse ponerlos cúmulos sedimentarios marismeños, donde la concentración de sal era muy superior a la normal, sirviendo todas además para sostener el sistema. Corrubedo estaba formado.

Diversidad de ecosistemas

Una enorme variedad de ambientes diferentes en una zona de poca extensión es lo que hace de Corrubedo un Parque Natural de indudable valor. Se podría decir que dentro de los lindes del parque se concentran seis biótopos bien diferenciados.

1-. En primero lugar las playas, o más bien la única y larga playa que hace de límite entre el parque y el océano. Este arenal tiene también su hetereoxeneidade, ya que la disposición que adopta, casi semicircular, hace que la dinámica mareal y los vientos predominantes sean diferentes a un y otro lado. De este modo, la parte correspondiente a Corrubedo se separa de la de Carreira por la bocana que descarga las aguas de la marisma, la desembocadura del llamado Río del Mar, delimitando dos porciones bien diferenciadas. La primera, conocida en su principio como playa de la Ladera y después, sin límite físico, como playa de las Dunas o de la Herrera, mira al sur. Las arenas de esta parte son finas, la anchura de la playa oscila entre las grandes planicies de la baixamar y el pequeño hilo areoso que quieta en las mareas más vivas, las corrientes son aquí menos acusadas, y permiten la existencia de bancos marisqueros (longueirón, coquina, almeja, berberecho) que, no siendo muy importantes, sí tienen importancia, pues son la base alimenticia de millares de aves acuáticas.
Un alargado rocal llamado Pedrecelos, presidido por la siempre legendaria piedra de la Herrera ?isla en las llenas?, da paso a la pequeña foz del Río del Mar. Luego de esta se extiende en dirección sureste el resto del arenal, de mayor longitud pero menor anchura, de arenas más gruesas e interrumpida #de vez en cuando\/de tarde en tarde\ por laxes lisas y tostadas. A las primeras le llaman As Pedras del Río. Las corrientes marinas son aquí más traidoras, pues el mar bate lateralmente. Los nombres de esta parte del arenal varían también mucho por zonas, al principio, trala Herrera, le llaman playa de Castro, polo monte del Castro de la Cidá, pero también playa de la Laguna, por estar apoyada por el Carregal, luego es O Vilar ?la única zona con servicios para bañistas? y después playa de Anquieiro, que coincide con el emplazamiento de la laguna de Vixán.

2-. Tralos cuatro kilómetros playeros, y apoyándola fielmente en toda su longitud, está el cordón dunar. Las dunas que lo constituyen son montes de arena cubiertos de vegetación, que se encarga de sostenerlos y que fue quien de especializarse para soportar fuertes vientos, ambientes salados y lo azote constante del sol. Hay decenas de especies de plantas valiosísimas, sobre todo porque muchas son únicas en el país, o muy difíciles de encontrar en otras zonas. Las dunas vexetadas constituyen un fenómeno muy común en la costa gallega, pero en Corrubedo manifiestan su máximo esplendor.

El que verdaderamente le da la este ecosistema de Corrubedo personalidad propia es la gran duna, los montes de la arena. En la zona norte del parque, amais de las dunas vexetadas, se elevó hay millares de años a mayor duna móvil del noroeste peninsular, que mide más de un kilómetro de longitud por 15-20 metros de alto y 300 de ancho. La gran duna se desplaza imperceptiblemente para nosotros cara el nordeste, lenta pero continuamente, tiene un perfil tendido mirando al mar, y cae a plomo cuando en la cumbre pierde el equilibrio.

3-. Entre medias, y detrás del cordón dunar, existe otro ecosistema bien diferenciado, donde se mezclan pequeñas dunas vexetadas, protegidas por las primeras frentes, y grandes llanas areosas también cubiertas por abundante vegetación. En estas zonas es donde se concentran las especies vegetales más raras y características del parque, que se mezclan con las pequeñas masas de xuncos que crecen alrededor de charcas estacionais y con los pinos que poco a poco van colonizando el contorno.

4-. Las llanas areosas se prolongan incluso los lindes del parque polo norte, pero después del Río del Mar se convierten en una extensa marisma. Las marismas son zonas donde se mezclan las aguas dulces de ríos y riachuelos con las saladas del mar. En este caso, las aguas dulces llegan a la zona por pequeños lechos, como el río Artes o Sirves, que van formando meandros y se esgallan una y otra vez componiendo un #n\>\\\ fabuloso. Las aguas del mar ascienden por la bocana donde se sitúa A Ferreira en la marea alta, y en la baja a marisma descarga gran parte de sus aguas de joven en el océano, aportando nutrientes que vano suspendidos en las fuertes corrientes. El mayor acumulo acuoso se da en la laguna del Carregal, y todo el entorno está cubierto de xunqueiras y praderas de especies vegetales que saben aprovechar como nadie las aguas salobres.

5-. Quizás el ambiente más diferenciado del parque sea la laguna de Vixán, que se sitúa en el límite sur, en las alas de la colina que guarda a pequeña villa carreirana del incluso nombre. ES esta una cuenca de agua doce. Descarga en el mar por un estrecho canal que se abre paso entre el cordón dunar y está rodeada de un cumplido carrizal. En Vixán todo es muy diferente, las plantas, la fauna, el paisaje?

6-. Por último, todo el Parque Natural está rodeado en la periferia por pinares, complementados en los de más edad con otras especies arbóreas, en este caso autóctonas (robles, cerquiños, sobreiras, laureles), aunque buena parte de ellos ardieron en el año 1995. Campos de cultivo y pequeños núcleos de población ocupan el resto de la superficie. Los ejemplares de Pinus radiata de la zona del Vilar son espectaculares y configuran un ecosistema muy preciado.



FLORA

La flora del parque es, a la parte de la dinámica del ecosistema dunar, lo que más asombra a los estudiosos. Se encuentran en la zona más de 250 especies de plantas superiores, sin contar con musgos, liques y fentos que podrían subir la cifra hasta más de 400. Tan sólo en el cordón dunar se contabilizan hasta 200 especies, que probablemente son las más interesantes. Estas luchan contra los fuertes vientos, contra el sustrato areoso que no deja acumular agua, contra la refracción de los rayos solares en la arena y contra la salada humedad litoral con sorprendentes estrategias que fan de la flora dunar una de las más interesantes de todas cuantas habitan en el país.

Pero además de la flora dunar también se encuentran en el parque casi todas las comunidades vegetales de marisma que se pueden observar en Galicia, formadas más que nada por un montón de especies de xuncos, espadañas, carrizos y hierbas adaptadas a aprovechar el agua salada, casi como algas marinas. Si la esto se añaden las comunidades de agua dulce, que se manifiestan sobre todo en el contorno de la laguna de Vixán, encontramos en Corrubedo quizás la mayor y más completa representación florística de todo el litoral gallego, contando asemade con un número de endemismos, o especies que sólo viven aquí o en zonas semejantes de Galicia, de los más elevados del noroeste peninsular.

Las plantas de la marisma

El Carregal mantiene una envidiable muestra de vegetación marismeña, en la que sólo falta el espartinal (Spartinetum maritimae), que aparece en la mayor parte de las marismas gallegas. Las especies se disponen alrededor de la cuenca salobre como si habían sido círculos concéntricos.

En los niveles más inferiores de la marisma aparecen plantas suculentas y diversos matorrales, sobre todo de hierba salada (Salicornia ramosissima), Pucinellia maritima y Arthocnemetum perennnis, que soportan aguas con mucha sal e incluso aparecen mezcladas con algas marinas.

Rodeando a las masas de aguas salobres aparecen extensas praderas de plantas llamadas halófitas (que gustan de la sal). Entre estas destacan las hojas de Halimione portucaloides, Sarcocornia perennis, Suaeda maritima y Limonium serotinum.

Las praderas preceden a las xunqueiras de Juncus maritimus y otras especies asociadas, como Oenanthe lachenalii y Sonchus maritimus, #det\>\\\\ las dos muy raras en Galicia, al igual que Najas marina. Existen además otros tipos de xunqueiras que llevan Juncus acutus y Scirpus maritimus y que preceden a las comunidades de carrizal muy relacionados ya con las zonas de agua doce.

Las plantas de Vixán

La laguna de Vixán, lo pones su carácter doceacuícola, aparece rodeada de un denso carrizal (Phragmites australis) en su zona más interior y de xunqueiras más lejos de la cuenca (Cyperus y Scirpus). En las aguas y zonas encharcadas, o brañas, crecen ranúnculos (Ranunculus baudotti), Ruppia maritima, sombreiriños de agua (Hydrocotyle vulgaris), mientas (Mentha acuatica), Lythrum portula y otras plantas hidrófitas, como los hermosos lirios amarillos (Iris pseudoacorus), tréboles y chuchameis.

Las plantas das dunas

Hay una diferencia clara entre los primeros frentes dunares, donde llegan los salseiros del mar, y las comunidades de trasduna. En las partes más acercadas al mar crecen directamente en la arena especies como Honckenya peploides, leiteiriñas (Euphorbia paralias), cardos de ribera (Eryngium maritimum), correolas playera (Calystegia soldanella), cebollas de las gaviotas (Pancratium maritimum) y Silene littorea. Por su espectacularidad destacan las grandes matas de feo de la playa (Ammophila arenaria), que crecen en las cimas de las dunas, y varias especies endémicas como Iberis procumbens, Scrophularia frutescens y Jasione montana.

En las zonas de trasduna viven céspedes de grande diversidad florística. Se pueden encontrar también muchas plantas endémicas, como Linaria caesia, Silene scabriflora subsp. gallaecica, Alysum arenarium y Omphalodes littoralis subsp. gallaecica. Entre las flores más llamativas se pueden citar algunas violas (Viola kitaibeliana) y varias orquídeas (Serapias parviflora, Dacthylorhiza elata, Spiranthes spiralis).

Las plantas de rocas y acantilados

Aunque no son las comunidades más frecuentes hay que destacar la presencia en estas áreas de perejil de mar (Chrithmum maritimum) y hierba de enamorar (Armeria maritima). Estas especies son abundantes en la Herrera y en la costa sur (punta Corveiro) del parque.

Las plantas del perímetro

Rodeando todo el humedal aparecen comunidades de pinos, preferentemente de pino gallego (Pinus pinaster), pino de Monterrei (P. radiata) y pino dócil (P. pinea) acompañadas por vegetación original de robles (Quercus robur), cerquiños (Q. pyrenaica), sobreiras (Q. suber) y sotobosques de xilbardeiras (Ruscus aculeatus) y narcisos. En estos ecosistemas abondan las áreas de mato formadas por tojos (Ulex europaea), queirugas (Erica sp y Calluna vulgaris), xarais (Cistus psilosepalus) y setos vivas que separan fincas. En estas últimas abundan sauces (Salix atrocinerea), abruñeiros (Prunus spinosa), silveiras (Rubus sp), hierbas salgueiras (Lonicera periclinemum), laureles (Laurus nobilis), pereiras bravas (Pirus cordata), y estripeiros (Crataegus monogyna).

Por último mencionar que en el curso alto del río Artes, dentro de los lindes del parque, hay una buena comunidad de ameneiros (Alnus glutinosa), que me la fuere un pequeño bosque en galería junto a sauces y robles, y por todo el contorno del parque existen numerosas zonas encharcadas donde la especie botánica más frecuente es la espadaña (Typha latifolia).



FAUNA

Los grupos faunísticos más salientables son los anfibios, reptiles y aves acuáticas, toda vez que además la comunidad de los invertebrados, tanto los que viven en el fango y en las arenas como los que se encuentran en lagunas o dunas, tiene tanta o más importancia, pues de ellos depende en gran medida a vida del resto.

Anfibios y réptiles

En Corrubedo existen unas 10 especies de anfibios, que vienen a ser el 70% de las de Galicia (unas 14). Estos, viven bien en las dunas, entre ellos el escasísimo en Galicia sapo de esporóns (Pelobates cultripes); bien en las charcas estacionais, casos de la rana verde (Rana perezi), el tritón común (Triturus boscai) o el sapiño pinto (Discoglosus galganoi); o bien en las lagunas como la de Vixán, donde incluso existe una rana gabeadora, a estroza (Hyla arborea).

Por lo que respeta a los reptiles hay unas 14 especies (20 en Galicia), que van desde las cobras de colar (Natrix natrix), adaptadas la todo tipo de humedais, a la víbora de Seoane (Vipera seoanei) ?endemismo gallego. Encontramos también las dos especies de lagartos gallegos: el lagarto de las silveiras (Lacerta schereiberi) y el lagarto arnal (Lacerta lepida); píntegas (Salamandra salamandra) e incluso la lagarta gallega (Podarcis bocagei), otro de los endemismos animales. Históricamente hubo muchas tortugas (Emys orbicularis), que incluso la gente cazaba de comer.

A avifauna

Las aves acuáticas son las que dan un valor faunístico envidiable a la zona. Abundan sobre todo en invierno, pues llegan huyendo de los fríos del norte europeo, donde están sus zonas de reproducción. Algunas permanecerán aquí los meses fríos, otras tan sólo estarán de paso en sus migraciones cara el sur, y las hay que pasarán aquí casi todo el año y se reproducirán en la zona. Las menos sólo llegarán en las fechas primaverales de la reproducción. Se concentran cada año más de 40 especies de aves acuáticas invernantes (sobre todo entre octubre y marzo), en números cercanos a los 2.500 individuos.

Tanto en las zonas rocosas como en mar abierto son comunes los cormoranes ?gorxudos en la zona? (Phalacrocorax sp), las gaviotas patiamarelas (Larus cachinans), gaviotas choronas (L. ridibundus), gaviotas oscuras (L. fuscus), gaivotóns (L. marinus), gavitas (Haematopus ostralegus) e incluso especies migratorias en invierno: mascatos (Morus bassanus), pardelas (Puffinus sp), paíños pequeños (Hidrobates pelagicus), araos (Uria aalge), carolos (Alca torda), araos loros ?o galos de mar? (Fratercula arctica), mobellas árticas (Gavia arctica) y parrulos negros ?o pentumeiros? (Melanitta nigra).

En las playas y zonas de lameiros las reinas son las limícolas, destacando mazaricanos reales (Numenius arquata), mazaricanos rabinegros (Limosa limosa), mazaricanos rojizos (L. lapponica), muchos pilros (Calidris sp), píllaras y píldoras (Charadrius y Pluvialis), biluricos (Tringa y Actitis), virapedras (Arenaria interpres) y de otros grupos, como los carráns cristados (Sterna sandvicencis).

En las masas de agua abundan las aves zancudas: garza cenicienta (Ardea cinerea) y garza blanca o garzota (Egretta garzetta); las anátidas: lavanco (Anas pla-tyrhyncos), parrulo cincento ?o frisado? (La. strepera), parrulo cuchara (La. clypeata), cerceta (La. crecca), parrulo chupón (Aythia la herí); las galináceas: galiñola común (Gallinula chloropus), galiñola negra (Fulica atra); y muchas otras, como los mergullóns (Tachybaptus ruficollis), algunos cullereiros ocasionales (Platalea leucorodia) y muy esporádicamente cisnes (Cygnus sp), barnaclas (Branta sp) y varias especies de gansos (Anser sp).

En la zona de dunas, llanas areosas y campos hay multitud de pequeños pájaros: alondras, xílgaros, escribidores, papuxas, picas, bubelas, urracas, cuervos, algunas aves casi emblemáticas como el pernileiro ?o alcaraván? (Burhinus oedicnemus), y aves de presa como mochuelos, curuxas, miñatos, peneireiros y tartarañas, destacando la escasa tartaraña de las xunqueiras (Circus aeruginosus).

Pero, sin duda, una de las joyas faunísticas del parque es la píldora de las dunas o 'píllara papuda' (Charadrius alexandrinus), que llega en primavera para anidar entre los montes de la arena, siendo unas de las especies más beneficiadas por la protección oficial de la zona, y contando Corrubedo probablemente con la mejor población de esta pequeña limícola de toda Galicia. En la parte del río Artes que se introduce en el parque aparecen pájaros como el picapeixe (Alcedo athis) y muchos páridos.

Mamíferos

Las especies más salientables son las lontras (Lutra lutra), muy exigentes con la calidad de las aguas en que viven. Viven en las partes altas de la marisma y en las cuencas fluviales, aun que llegan incluso el mar en la busca de presas. Hay muchos zorros (Canis vulpes) que tienen un bueno número de madrigueras en el parque, xabaríns (Sus scrofa), que causan a veces sus más y sus menos en los cultivos de maíz, teixugos (Mieles mieles) y otros mustélidos, ratas de agua (Arvicola sapidus) y erizos cachos (Erinaceus europaeus). En los pinares hubo un incremento de las poblaciones de esquíos (Sciurus vulgaris) nos últimos años.

El mar

Las costas de Corrubedo (especialmente las del cabo y las de la isla de Sálvora) están entre las más ricas de Galicia. Sus fondos ?areosos y rocosos? albergan una biodiversidad extraordinaria, una cadena trófica completísima que no es la primera vez que entra nos futuros planes de la Junta para crear áreas submariñas protegidas. La abra de Corrubedo es una excelente zona de observación de mamíferos marinos, que a veces varan en la playa. El delfín común aparece varado en Galicia en un 50% de los casos, seguido del arroás (10%), a toniña, el caldeirón y el delfín riscado (6%) y de otras especies menos frecuentes como el arroás echo, ballenas, cachalote, cachalote pigmeo y cifio. También tienen aparecido animales de otros grupos, tanto reptiles ?sobre todo tortugas de cuero (Dermochelys coriacea) y tortugas tontas (Caretta caretta)? como alguna que otra foca gris (Halichoerus grypus).

 

 


Texto e fotos autoría de Manoel Santos (Corrubedo, Biólogo)

 

(c) Sursum Corda Corrubedo 2008 - 2017

Diseño web: Argos-Galaica

Administrar web