[B Sur-sum Corda Corrubedo :: Hospedaje en Corrubedo - Galicia ::

  Página en castellano    Páxina en galego   Seite in deutscher Sprache

Sursum Corda Corrubedo
Sursum Corda Corrubedo

El faro de Corrubedo

“

(…) e cando o mar en Corrubedo ronca,
choran as nais dos mozos mariñeiros;
cheos de medo, escóndense os rapaces e
rezan os vellos.”

(Porto Rey)

“

O faro de Corrubedo
Co seu ollar largasío,
Ai amor, púxome medo.

(F. Bouza Brey)

La villa que da nombre al parque es famosa, sobre todo, por dos cosas. Por las dunas y polo faro.

Este último preside cantís inaccesibles, rutas marítimas imprescindibles montones de peligrosos bajos y un litoral con una triste historia de ahogados, desaparecidos y naufragios. El mar en el cabo nunca descansa.

Con la de Fisterra y la del Cabo Villano es la torre luminosa más famosa de las costas gallegas. Desde su emplazamiento se ven las luces del faro de Fisterra al norte y del de las Islas Cíes al sur.

El faro fue construido en 1852 y encendido por primera vez dos años más tarde. Protegía así a los navegantes ora del acantilado litoral, ora de los bajos de Corrubedo, que sorprendían a los navegantes por estar bastante alejados de la costa. Presenta un edificio a manera de medio círculo mirando cara el mar, 32 metros sobre las aguas, y una torre troncocónica que remata en el foco. Dentro vivían los fareiros y hay una escalera de caracol que servía de acceso al equipo de iluminación. La dicha escalera fue de hierro fundido en Sargadelos, cuando la fábrica de cerámica aun no era lo que es. El foco tiene 500 mm de distancia focal y la mecánica, atendida por dos torreiros incluso hay bien poco, se mecanizó ya totalmente con un sistema de supervisión remota que funciona desde Vilagarcía. Murió así el oficio de fareiro, que en Corrubedo llaman torreiro.

En 1882 a la luz blanca, que alcanzaba 15 millas náuticas, se le añadió una roja en un sector, para llamar la atención sobre un tramo de mucho peligro. Funcionaba con petróleo. La historia de Portos de Vilagarcía cuenta que este faro se confundía fácilmente con el de Sálvora, y esto pudo originar el naufragio del mercante alemán Salier, en diciembre de 1896, en el que murieron nada más y nada menos que 280 personas y no hubo supervivientes, o incluso lo del Palermo, también en el mes del nadal de 1910, en el que murieron 24 tripulantes. A Comisión de Faros decidió entonces, la petición del gobierno alemán, cambiar la frecuencia de la lámpara y el cambio de la linterna por otra mejor, además de añadir una lámpara de emergencia y un mechero de cuatro mechas.

Luego también se decidió instalar una sirena. ES el edificio que hay 150 m. a la izquierda del faro, pero aunque se levantó en el 1915 no funcionó hasta 1970. Servía como vivienda de los torreiros y tiene un torreón blanco acercado con altavoces incrustados para avisar con el suyo son los días de niebla.

En 1934 toda la luz del faro pasó a ser roja, pues aún los marineros se confundían con el faro de la isla de Sálvora. Luego vino la electricidad a la torre y hay unos pocos años pasó a tener de joven luz blanca, siendo uno de los últimos faros de luz roja de la costa gallega.

El otro edificio que hay en el lugar se hizo en 1958 para vivienda de los torreiros, pues lo de la sirena estuvo años en ruinas. A su carón hay hoy instalada una estación meteorológica.

 

 


Texto e fotos autoría de Manoel Santos (Corrubedo, Biólogo)

 

(c) Sursum Corda Corrubedo 2008 - 2017

Diseño web: Argos-Galaica

Administrar web